Presentando…Beta-Local

El Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo presenta: Beta-Local (San Juan, Puerto Rico)

Esta entrevista es parte de una serie de videos en colaboración con otros espacios de arte en el mundo.  En esta entrevista, Beatriz Santiago Muñoz nos cuenta sobre su espacio dedicado a la reflexión y educación artística en San Juan, Puerto Rico.  La Ene es un proyecto de crítica desde la creación, cuestionando los métodos y las figuras de legitimación. Esta entrevista es parte de una investigación sobre espacios que consideramos afines al nuestro.

¿Cuándo se origina su proyecto?  ¿Quiénes forman parte de su equipo de trabajo?

Comenzamos a pensar lo que sería Beta-Local desde abril del 2009, abrimos informalmente en noviembre del 2009 y formalmente en febrero del 2010. Lo fundamos Michy Marxuach, Tony Cruz y Beatriz Santiago Muñoz, quienes actualmente co-dirigimos el espacio.

Pero tenemos muchos colaboradores, y considero que los principales han sido los mismos participantes del programa de La Práctica, que con su trabajo le han dado mucha programación al espacio de Beta-Local conviertiéndolo a veces en mercado de verduras y otra en un espacio para charlas por skype como parte de su investigación.

Arq. Javier Román dictando una clase sobre Situacionismo y ciudad en los predios del Morro durante la huelga de la Escuela de Artes Plásticas, 2010

¿Cuáles son las razones por las cuales su proyecto es necesario?

En especifico por la falta de una plataforma que sea un reto y a la misma vez se plantee el pensar como es posible tener una práctica y hacer cuando seguimos con las mismas faltas de estructuras que abran un espacio real para las arte. La mayoría de las instituciones de arte acá no son nada saludables. No hay estructuras de apoyo para el arte, no hay cultura de crítica y de reto. No es simplemente que no existan “espacios de presentación”, el espacio y la presentación es lo de menos, y nosotros NO tenemos espacio de presentación o exhibición precisamente para hacer ese issue explícito. Los espacios existen, el problema es que no son funcionales; la programación limitada que tienen es una que llega desde afuera de la propia institución y en mucho de los casos por convenios económicos. Nosotros trabajamos principalmente desde el proceso de producción y conceptualización de proyectos y prácticas, teniendo en mente constantemente crear un motor, una estructura de apoyo en Puerto Rico para la práctica artística, ampliamente entendida, ya sea mediante plataformas de intercambio de conocimiento, el junte de los locales con los internacionales, la creación de eventos; pero por lo menos hoy mediante el hacer y el pensar a través del los propios proyectos como un laboratorio que busca ver como estas prácticas se pueden sostener a largo plazo. Queremos superar el estado de descripción del problema (falta de instituciones funcionales, no market, no audience, no crítica), y desarrollar prácticas desde la realidad local. Esto quiere decir que nosotros no somos un espacio alternativo (¿Alternativo a qué?). Si no un espacio para desarrollar prácticas sustentables a largo plazo, que mediante su propia forma se plantea la misma pregunta y experimenta con diversas estrategias proponiendose un espacio en constante cambio según el momento. La pregunta es ¿Como sostener una práctica artística en este lugar? Creo que muchos hemos tenido la experiencia de poder sostener una práctica artística a largo plazo, pero sólo en relación a una comunidad internacional, exhibiendo en otros lugares, sin ningún tipo de relación ni diálogo con una audiencia local, ni regional más allá de los que vienen a una apertura o las personas que incluímos desde un inicio en el proyecto  Es una pregunta amplia, y la contestación es compleja y distinta para cada persona. Es algo que hay que inventar, honestamente. Esperamos que mediante este trabajo podamos poco a poco cambiar precisamente esa condición que describo arriba.

¿Quiénes son sus interlocutores?  ¿A quiénes quieren llegar?

La audiencia que se necesita para poder desarrollar prácticas rigurosas y retantes es una que tenga un interés profundo y apremiante por estas prácticas. Esa es la audiencia que nos interesa. ¿ Hemos logrado tenerla? Creo que estamos en una etapa, de primero re-definir lo que se entiende por audiencia acá ( la participación de un espectador a un acto) y lo que nosotros entendemos como audiencia, que es en el momento que el grupo de usuarios se consolida con el grupo de espectadores y un individuo espectador se convierte en un usuario y más tarde en un colaborador.  Ese ciclo comienza a formar una comunidad constante que tiene un interés profundo en el proyecto y permite lo que buscamos que es un público que desde distintas disciplinas o prácticas repiensa las formas de hacer.

Presentación de Javier Arbona

Describa brevemente las estrategias para acrecentar su público.

Incluyo algunas de las estrategias pero cada proyecto es diferente y requiere diferentes formas y públicos. Las programas de Beta-Local se han pensado  para con el fin de potenciar esa audiencia con que nos interesa compartir.

1. El proyecto parte desde multiples prácticas, no sólo las artes visuales. Los participantes de La Práctica son arquitectos, gestores, artistas—sus proyectos van desde una instalación en un espacio de 17,000 pies cuadrados, hasta La Sonora que es un proyecto de álbumes digitales de textos de arte, o Claque que es un proyecto de diseño.

2. La Ivan Illich-una plataforma que potencia un ‘two way street’ en donde—no sólo nosotros estamos presentando proyectos o invitando a otras disciplinas a colaborar si no que ellos estan participando desde un principio. En La Ivan Illich puede existir una clase de chino mandarín, de agricutura sustentable, de economías del arte, mecánica de bicicleta, un grupo de lectura de Platón o una serie de cine de Godard.

3. Estamos comenzando una lista de eventos locales, un proyecto compartido entre varias organizaciones. Esto es básico, pero no existe acá un solo sitio para enterarse de lo que sucede.


¿Cómo se financian?  ¿Se nutre de fondos privados, gubernamentales,  donaciones, u algún otro tipo de gestión o intercambio?

Hacemos desde comedores de $10 dolares en donde levantamos para los pasajes de los invitados a The Harbor, party’s de $25 ( no es una fiesta de sociedad) que utilizamos para gastos opertativos, subvenciones de organizaciones y/o individuos que creen en esta plataforma (en este momento tenemos 3), nuestro trabajo con algunos proyectos de diseño para poder generar dinero para la operación de Beta-Local, y muuuucho inkind ( desde trabajo, espacio hasta cuarto de hotel etc…)

Sin embargo, una de nuestras metas es poder generar una economía saludable para que en 3-4 años los 3 fundadores/directores podamos rotar de estas posiciones y contratar personas para hacer el trabajo con un salario competitivo. Queremos que este proyecto tenga estabilidad a largo plazo, NO queremos que desaparezca como la mayoría de los proyectos independientes gestados por artistas. Esto está en constante conflicto con la política implícita de cambio permanente que un proyecto como este necesita, pero ahí vamos.

Tania Bruguera en su charla sobre la Cátedra de Arte y Conducta, 2010

¿Qué rol juega el aspecto educativo en su proyecto?

La Práctica, el programa central de Beta-Local, es un proyecto pedagógico. La Ivan Illich, también, es una escuela abierta. Cualquier persona puede ofrecer un curso que quiere dar o que quiere tomar. Podríamos tener una conversación larguísima sobre si esto es educación o no, si es experimental o no. Hay descripciones largas de cada uno de estos programas en nuestra página: http://www.betalocal.org

¿Qué otros proyectos o personas considera predecesores de su trabajo actual?

Creo que para cada uno de nosotros los precedentes son muy distintos. El universo de referencias mío es totalmente distinto al de Tony, por ejemplo. A mi me ha interesado mucho la historia del Experimental Station en Chicago, que antes era el proyecto/estudio personal de Dan Peterman en colaboración con otros proyectos comunitarios. El mito Black Mountain College quizás—un lugar en donde podrían venir a artistas a desarrollar proyectos por meses y sostener diálogos a través del trabajo, con una comunidad específica; la presencia y participación en la producción de arte era central. También son ambos proyectos que han creado una manera de hacer distinta, por puro mollero e insistencia, y enfrentaron obstáculos monumentales (con resultados muy distintos).

El comedor de los viernes

¿Cómo ve su tipo de proyecto, y el de sus pares en el futuro? ¿Qué cambios supone que deberán ser inminentes en los próximos 10 años?

Queremos crear una estructura que pueda ser saludable a largo plazo, una estructura que albergue a los próximos que estén en nuestros papeles permitiéndoles hacer y crear libremente al igual que nosotros, una estructura que dentro de sus propios estatutos se defina el cambio como una rutina normal que se necesita para ser vigente en su momento; no queremos ser los directores en 10 años, sino seguir contribuyendo a Beta-Local desde otras formas y plataformas, de esto no suceder hoy lo vemos como un horror y prueba de un fracaso de nuestra parte. En 4-5 años máximo deberíamos estar en otro espacio físico, que nos permita añadir una cocina, un poco más de espacio de residencia y un espacio común de taller donde puedan ocurrir cosas que hoy en el espacio de trabajo/biblioteca no pueden.  No nos interesa el tener una infraestructura grande sino más bien el pensar Beta-Local con énfasis en programación y en el hacer, mas que en el mantener. Espacios adiconales que se necesiten según la especificidad del proyecto pueden buscarse mediante alianzas con otros lugares. Pero en 10 años queremos poder visitar este espacio y encontrarnos con 3 personas totalmente distintas, que mantengan el espíritu del proyecto y que luchen con acciones pero con programación que jamás se nos hubiese ocurrido. ¡Que el futuro nos sorprenda! Y ojalá entre todas las personas con las que hayamos trabajado en estos próximos años mediante el trabajo que esten realizando y sus prácticas artísticas mantengan una relación interesante con lo local y lo internacional, que permitan que sus proyectos muten y que ellos mismos sean motores para otros beta-whatevers, o sean alguno de ellos mismos los que nos encontremos en el espacio.

Pieza de Carolina Caycedo en el evento de recaudación de fondos (Un)fashion fashion show, 2010

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que ha enfrentando para desarrollar su trabajo cultural? Cuáles han sido los factores favorables? 

Obstáculos: Lo de siempre, muy difícil conseguir el presupuesto necesario. Pero eso sabíamos que sería difícil, al menos durante los primeros 3 años. Factores favorables: muchas personas que simpatizan con el proyecto y que han dado su trabajo para hacer que el proyecto funcione durante estos primeros años.  El diálogo con proyectos afines internacionales también ha sido importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo

    Ave. Santa Fe 2729, Local 34 (1er piso)
    Buenos Aires, Argentina

  • Entre su dirección de email para suscribirse y recibir emails con noticias sobre La Ene.

    Únete a otros 1.091 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: