Junio 2013 / Colección de La Ene / Fonderie Darling

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado jueves 6 de junio se mostró por primera vez un escogido de las obras pertenecientes a la colección permanente del Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo. La selección, realizada por Pamela Desjardins, incluía la Fuente Tropical de Radames “Juni” Figueroa (Puerto Rico), la remera “le Musée c’est moi” de Leonel Pinola (Argentina) y la fachada de La Ene, de Gala Berger (Argentina), además del vídeo “Cómo hacer tu propio museo”, también de Berger. Las obras fueron exhibidas en el evento de recaudación de fondos del Darling Foundry en Montreal, Québec, Canadá, donde Desjardins se encuentra realizando una residencia curatorial.

La colección permanente de La Ene se plantea como un análisis de las problemáticas que supone a un Museo tener un acervo propio, particularmente aquellos problemas vinculados a la conservación de las piezas que lo conforman y su adecuado “almacenamiento”. Teniendo en consideración estas dificultades y la falta de un espacio de depósito y un departamento de conservación idóneo, La Ene se propuso sortear estos obstáculos buscando alternativas a la concepción tradicional de colección y patrimonio museístico. Es por ello que la colección de La Ene ha sido estructurada en torno a un eje principal: la capacidad de las piezas de ser almacenadas digitalmente. Esto no significa que la colección esté conformada por piezas exclusivamente digitales, sino que tienen que poder adquirir un formato digital para su conservación, como por ejemplo un set de instrucciones para su recreación, un texto o una imagen. La colección también se caracteriza por lo heterogéneo de las piezas que la componen: imágenes digitales, .gifs, textos, imágenes anónimas; es de alguna manera un colección híbrida, que conjuga elementos tradicionales de colecciones y archivos, con tecnologías de la información.

Esta constituye la primera itinerancia de la colección de La Ene, con miras a ser exhibida en su totalidad o en la medida de lo posible en distintos espacios a través del mundo.

– La Ene

———————————————————–

La presentación de la Colección de La Ene en la Fonderie Darling en Montreal (Canadá), forma parte de un proyecto curatorial que desarrolla Pamela Desjardins entre los meses de mayo y junio de 2013, dentro de la “Residencia de las Américas”. Se trata de un proyecto acerca de iniciativas autogestionadas en América Latina que trabajan desde las nociones museo o galería pero, que subvierten estas categorías desde los dispositivos y las estrategias que utilizan, y desde los lugares donde se insertan. Su objetivo es presentar una selección de iniciativas que incluyen, a parte de La Ene, a: La Galería de Comercio (DF, México),Rusia Galería (Tucumán, Argentina),Galería Metropolitana (Santiago de Chile)y NuMu (Ciudad de Guatemala); pensando posibles relaciones entre éstas y proyectos similares en el contexto de Montreal.

La Ene contiene en su estructura muchos de los tópicos propios de lo que define a un museo en su concepción moderna: una directora, un equipo de producción, un departamento de educación, un programa de exhibiciones y, por supuesto el elemento fundante: una colección. Sin embargo, cada uno de estos puntos lejos de replicar formatos museísticos tradicionales propone, desde el humor y la parodia, un dispositivo institucional que subvierte la noción museo.

La particular conformación de la colección de La Ene permite que parte de su acervo se muestre sin la necesidad de trasladar ninguna obra. Conformada sólo por piezas de formato digital, incluye instructivos escritos por los autores que hacen posible la recreación de las obras. De esta forma, el museo pone en cuestión su elemento central, la colección, proponiendo otra posibilidad de pensar acervos sin la necesidad de acumular y restaurar obras.

La noche del 6 de junio de 2013, en la Darling Foundry, gracias a los instructivos de los artistas, se recrearon tres obras de la colección de La Ene:

“Fuente Tropical” de Radamés “Juni” Fugueroa, una cita caribeña de la célebre “Fuente” de Marcel Duchamp;

“Le musée c’est moi” de Leonel Fernández Pinola, la apropiación de una frase de Rafael Squirru, que propone la pensar una institución desde la propia subjetividad;

y “La Sucursal” de Gala Berger, la activación de una versión nómade de La Ene, a su vez que una estrategia fácil y barata que puede ser usada por cualquier institución que necesite trasladarse.

Estas tres piezas se sumó un fragmento del video de Gala Berger “¿Cómo hacer tu propio museo?”, en donde la artista explica todos los pasos necesarios para crear un museo de arte contemporáneo siguiendo el modelo de La Ene. También un instructivo, en este caso no para recrear una pieza, sino para crear una institución.

Cada una de las piezas proponen en sí una reflexión acerca del propio dispositivo. Las cuatros obras abren la posibilidad no sólo de exhibirse en el sentido más tradicional, sino que la propia constitución de estos trabajos permite activar el proyecto de La Ene por un momento en otro lugar. La “Sucursal” de Gala Berger se dispuso de tal forma que marcaba un espacio de adentro y afuera, que permitió montar dentro de él las dos restantes piezas de la colección. El video “¿Cómo hacer tu propio museo?” era la antesala, a la vez que la presentación de un modelo institucional de La Ene.

Tanto “Le Musée c’est moi” de Leonel Fernández Pinola, como la “Sucursal” y “¿Cómo hacer tu propio museo?” de Gala Berger plantean otros dispositivos y posibilidades de constituir una institución.

La estrategia de un museo que se activa desde la propia subjetividad señalada en la obra de Leonel, es aquello que permitió a Rafael Squirru sostener el “Museo Fantasma”, nombre con el que se conoce a la etapa en la que el MAMBA existió sin una sede edilicia (1956-1960), en donde transitó y parasitó otros espacios artísticos y extra-artísticos. El “Museo Fantasma” ha servido también a La Ene como referencia histórica a partir de la investigación de Sofía Dourron.

La “Sucursal” comparte este mismo espíritu nómade que permitió a La Ene transitar y activarse en otros espacios; así también “¿Cómo hacer tu propio museo?” es una invitación instituir desde nuestra propia subjetividad.

La “Fuente Tropical”, pieza inaugural de la colección de La Ene, también funciona como un enlace histórico con la operación Duchampiana del Ready Made; eje que atraviesa el concepto central de la colección, en tanto que acervo que puede ser recreado cuantas veces se quiera, y en donde lo que interesa, además de las piezas en sí, es aquella operación por la cual es posible que existan.

El museo La Ene, al igual que el NuMu (Nuevo Museo de Arte Contemporáneo de la Ciudad de Guatemala), son instituciones que nacen como una respuesta a la ausencia un museo de arte contemporáneo en estas ciudades. En este sentido, también comparten un “vacío museal” que motivó la emergencia de las Museotopías en Perú. En estos ejemplos, la apropiación de la práctica museal se activa como una vía de crítica institucional que efectúa una tarea museística ante una institución ineficiente o inexistente. Pero, esta tarea lejos de reproducir las instancias museísticas tradicionales, desborda el dispositivo museo por medio de la creación de instituciones parasitarias, nómadas y alternas creando reservorios circulables, como es el caso de La Ene, que se activan como un patrimonio conceptual, político y estético.

– Pamela Desjardins

  • Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo

    Ave. Santa Fe 2729, Local 34 (1er piso)
    Buenos Aires, Argentina

  • Entre su dirección de email para suscribirse y recibir emails con noticias sobre La Ene.

    Únete a otros 1.093 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: